You have not selected any currencies to display

bl0ckch41nnews:El ‘efecto enero’ que marca la Bolsa para todo el año

25

Visto en: http://rsocial.expansionpro.orbyt.es/

Tradicionalmente, se ha considerado enero como un buen mes para la Bolsa. El motivo es bastante simple: los gestores de fondos, tras cerrar posiciones durante diciembre para garantizar las rentabilidades obtenidas hasta entonces, vuelven a mover el dinero en el comienzo de año, comprando las acciones a las que ven recorrido. También hay consideraciones impositivas en algunos países donde el ejercicio fiscal coincide con el natural, pero esto no es así en mercados clave como Estados Unidos.

En los últimos años, han surgido dudas sobre el poderío de ese efecto. Muchos bancos de negocios adelantan a noviembre las recomendaciones para el siguiente ejercicio, al entender que los inversores bloquean sus carteras con mucha anticipación, trasladando a diciembre el momento de retomar posiciones.

Pero enero sigue siendo un buen predictor de las tendencias del ejercicio, según Deutsche Bank. Esta entidad ha comparado la evolución bursátil en Estados Unidos durante los primeros días de cada año con la del resto del ejercicio, y la conclusión es que merece la pena empezar con buen pie.

Si se toman los primeros 10 días de enero, desde 1928 en un 64% de los casos el S&P 500 ha subido en esas jornadas, mientras que en un 36% ha bajado. Pues bien, en los ejercicios donde el parqué registró ganancias durante esas jornadas iniciales, el índice bursátil estadounidense acabó logrando de media un ascenso del 11,6% al concluir el ejercicio. Por el contrario, en los años con mal estreno, la Bolsa solo ganó un 1,4%. El efecto es más diáfano si se toma todo enero. Cuando la Bolsa sube en esta primera hoja del calendario, el S&P acaba el año con una revalorización del 13,2%. Cuando baja en enero, el ejercicio termina con un descenso medio del 0,7%.

Una razón para la importancia del arranque es algo común en periodos más cortos e incluso en la cotización intradía: la tendencia inicial crea un efecto arrastre, tanto de inversores que se dejan llevar por el sentimiento del mercado como de operadores automatizados.

En 2024, los primeros días de enero apuntan en una dirección volátil. Pero Jim Reid, de Deutsche, señala que “llevamos pocos días bursátiles y siguen a uno de los mayores rallies de final de año de las últimas décadas, por lo que hay algo de resaca”.

Ver fuente

Los comentarios están cerrados.