You have not selected any currencies to display

bl0ckch41nnews:Los inversores pierden el gusto por el Borgoña y el Champagne

26

Visto en: http://rsocial.expansionpro.orbyt.es/

La subida de los tipos de interés y la ralentización de la economía china han afectado este año al mercado de los vinos de Borgoña de gama alta, los champagnes vintage y otros grandes vinos. El precio del Borgoña ha caído un 15,7% este año hasta finales de noviembre, según el índice Borgoña 150 de la bolsa de vinos Liv-ex. El champagne de alta gama ha bajado un 17,2%, mientras que los vinos del valle francés del Ródano han perdido un 19,4% de precio de media, según los índices de Liv-ex.

El vino ha sido una inversión destacada en los últimos años, impulsada por la demanda acumulada durante la pandemia de coronavirus y la búsqueda de activos alternativos ante el desplome de los principales mercados financieros el año pasado. Pero, tras las vertiginosas subidas registradas desde el inicio de la pandemia, las caídas marcan el primer descenso importante del mercado de los vinos finos en estos años. “No creo que se pueda suavizar: ha sido un año muy difícil” para el mercado, afirma Anthony Maxwell, director comercial de Liv-ex.

Los precios subieron un 39% desde principios de 2020 hasta finales del año pasado, según el índice de referencia de Liv-ex, e incluso superaron a las acciones mundiales durante el mercado alcista de la renta variable de 2021. La escasez de las mejores añadas también provocó una carrera por comprar vinos escasos. La cosecha de 2021 en Borgoña se vio gravemente afectada por el cambio climático, mientras que la mala cosecha en la región de Champagne ese mismo año llevó a muchas casas a conservar las botellas más viejas. Ello contribuyó a que la cosecha vintage registrara en 2021 la mayor subida anual de su historia, disparándose un 41%, y a que el año pasado volviera a subir con fuerza.

Pero la situación del mercado ha cambiado drásticamente en 2023 y los inversores en muchos de los vinos que antes registraban los mejores resultados sufren ahora resaca. Entre los Borgoñas, el Richebourg Grand Cru 2017 de Domaine Romanée Conti ha caído un 29% este año, hasta 33.015 libras (38.120 euros) por una caja de 12 botellas. Bonnes Mares Grand Cru 2014, de Domaine Georges Roumier, ha bajado un 15%, hasta 16.369 euros por una caja también de una docena de botellas.

Krug 2008, una añada que se dejó envejecer durante más de una década en las bodegas de la casa, se revalorizó casi un 60% en los meses posteriores a su lanzamiento en 2021. Pero este año ha caído un 25%, hasta 4.350 libras la caja. Y Cristal 2013 de Louis Roederer es un 22% más barato, a 2.200 libras la caja, según Liv-ex.

“No cabe duda de que a finales del año pasado había partes del mercado que estaban muy animadas”, afirma Tom Gearing, consejero delegado de la empresa de inversión Cult Wines, que fue finalista de la versión británica de The Apprentice. “Los vinos que más han subido en los últimos tres y cinco años son los que más han cedido” este año, señala.

Precios a la deriva

La fuerte subida de los tipos de interés a escala mundial en los dos últimos años ha afectado duramente a muchas clases de activo. Para muchos inversores, esto significa que ahora tienen la opción de depositar dinero en el banco y ganar un 5% o más de intereses, no muy lejos del 7% aproximado de rentabilidad que el vino ha proporcionado tradicionalmente de media a largo plazo. “Los tipos de interés están haciendo que la gente se lo piense dos veces”, afirma Matthew O’Connell, responsable de inversiones del comerciante vinícola Bordeaux Index. “Es el mercado más tranquilo que he visto. Los precios han ido a la deriva”.

Los compradores chinos y de otros países asiáticos que han impulsado la demanda de Borgoña en los últimos años también han retrocedido, ya que su economía nacional no ha logrado repuntar con fuerza después de que se levantaran los estrictos cierres por el coronavirus. “La gente esperaba que la apertura de China supusiera la vuelta de esa parte [de la demanda], pero no ha sido así”, explica Maxwell de Liv-ex.

Sin embargo, han seguido surgiendo oportunidades ocasionales de ganar dinero, por ejemplo en algunos vinos italianos, que no disfrutaron de la misma subida de precios que el champagne y el Borgoña en los últimos años y que este año se han comportado mejor.

Gregory Swartberg, consejero delegado de la empresa londinense de inversiones en vino Cru Wine, compró Roagna, Barolo y Pira Vecchie Viti 2016 para sus clientes en junio, y se benefició de la subida de su precio, favorecida por unos niveles de producción muy bajos y las altas puntuaciones de los críticos.

Recientemente ha comprado para sus clientes Mouton Rothschild 2019, cuya etiqueta fue diseñada por el artista danés-islandés Olafur Eliasson y muestra la trayectoria del sol en relación con la bodega en el curso de un año. Swartberg ve valor en el 2019 porque ha caído desde sus máximos históricos y tiene un precio favorable en comparación con otras añadas de Mouton.

Las expectativas de que los bancos centrales bajen los tipos de interés el año que viene han aumentado, lo que debería ayudar al mercado del vino, y muchos miembros del sector, como O’Connell, de Bordeaux Index, creen que los precios están a punto de estabilizarse. Sin embargo, algunos opinan que los compradores tardarán en volver tras la dolorosa caída de los precios este año. “No creemos que los precios hayan tocado fondo todavía”, afirma Maxwell, de Liv-ex. “Sin duda, la presión sobre los precios persistirá el año que viene. No estoy seguro de que los compradores sientan la suficiente seguridad como para volver al mercado”.

Ver fuente

Los comentarios están cerrados.