¡Atención! ¡Evita que tus empleados tengan malos hábitos en ciberseguridad!

El factor humano es uno de los que más influyen cuando se habla de ataques informáticos.

302

La ciberseguridad se ha convertido en una obsesión constante en las grandes empresas. Este problema, sin embargo, afecta también a las PYMES, las cuales están comenzando a profundizar en el tema y a preocuparse por protegerse contra los hackers usando para tal meta una serie de tecnologías que les permiten tapar potenciales brechas de seguridad. A pesar de ello, no todas (grandes o pequeñas) ven el hecho de que a veces son los propios empleados los que pueden contribuir (y mucho) a mejorar la ciberseguridad de una compañía a través de sus hábitos.

Y es que el comportamiento humano es una de las amenazas más persistentes de la ciberseguridad. Este factor está altamente implicado en la mayoría de los ciberataques a nivel mundial. ¿Por qué? Debido a malas decisiones y acciones de los trabajadores que utilizan los equipos de las empresas. Acá hablamos desde ingenieros que generan vulnerabilidades de software hasta usuarios finales que hacen clic en enlaces incorrectos.

¿Y cómo se ataca eso? Hay distintas soluciones y maneras de formar a los empleados en materia de hábitos de ciberseguridad. Uno es cortesía del Instituto Nacional de Ciberseguridad, el cual desarrolló un videojuego que enseña a las PYMES a detectar vulnerabilidades y a conocer las bondades de protegerse y evitar fugas de información, toda una aventura gráfica cuyo objetivo es concienciar a los empleados.

Otra solución es comenzar a utilizar la inteligencia artificial, y delegar en ella algunas decisiones netamente humanas. Claro, acá hablamos de innovaciones que requieren mucha evolución y tienen un camino largo que recorrer todavía, y de que el trabajo humano sigue siendo necesario para llenar el vacío que existe entre las capacidades de nuestras tecnologías y nuestras necesidades.

¿Y qué más se puede hacer? ¡Dejar de pensar que un ataque no nos puede afectar! Informes aseguran que esto es lo que piensan muchas empresas, y que por eso sus empleados establecen contraseñas incorrectas, olvidan la instalación de actualizaciones o pulsan botones que no tienen que pulsar. Ese tipo de confianza ciega debe desaparecer y se tienen que mejorar los hábitos estableciendo medidas de seguridad de forma predeterminada.

Ciberseguridad en Blockchain y criptomonedas

 

El boom de las monedas digitales ha hecho que este campo en particular sea un objetivo deseable para los malintencionados pero muy inteligentes amigos de lo ajeno del mundo informático. Europol, la agencia de fuerzas policiales de la Unión Europea, asegura que el bitcoin es una vía clave para facilitar el cibercrimen, lo cual hace que el cuidado por parte de las personas deba ser mayor.

Esto último es vital. Los hábitos de los trabajadores de grandes firmas deben cambiar sí o sí para bien en materia de seguridad porque los atacantes dirigen hoy más que nunca sus fechorías a inversores y empleados de industrias. ¿Cómo? Utilizando técnicas como el phishing, la suplantación de páginas web, apps móviles y carteras falsas, y otras.

Los comentarios están cerrados.