You have not selected any currencies to display

“El papel de los docentes es crucial en el sistema educativo”

22

Con cerca de 30 años de experiencia que incluyen cuatro másteres oficiales, Marta Lesmes es vicedecana del Área de Educación de la Universidad Europea de Madrid. Para esta experta, los datos del último Informe PISA muestran la necesidad de mejorar la formación del profesorado para que, a su vez, mejore los resultados académicos de los estudiantes. También opina que es esencial encontrar formas creativas de integrar enfoques innovadores dentro del currículo establecido.

Pregunta: Los recientes resultados de PISA para España arrojan resultados preocupantes en matemáticas, ciencias y comprensión lectora. ¿Cómo interpreta estos datos y cuál es el principal desafío al que se enfrenta la educación en este momento? 

Respuesta: Estos resultados señalan desafíos persistentes en el sistema educativo. Es importante resaltar que en áreas como la lectura hay más personas responsables que los pertenecientes estrictamente al sistema educativo. Las familias también tienen una responsabilidad enorme para apoyar el desarrollo de la competencia lectora desde edades tempranas, ayudando así a las iniciativas de la escuela. 

En el caso de matemáticas y ciencias, la situación es más compleja y los datos requieren de una reflexión profunda. En las universidades detectamos la carencia de conocimientos básicos y competencias en estas áreas en estudiantes que comienzan con nosotros Magisterio, en su mayoría provenientes de bachilleratos no científicos. Es necesario fortalecer los planes de estudio en ambas materias y más allá de su didáctica para poder construir buenos cimientos desde Primaria. Asimismo, deberíamos asegurar una mayor capacitación pedagógica para los docentes de Secundaria ya que, como indican los datos, un dominio de la asignatura por parte del docente no garantiza que los estudiantes la aprendan.

«Fomentar la curiosidad, la participación activa y el pensamiento crítico es una tarea aún más relevante»

P: ¿Cómo pueden los docentes impactar y mejorar la formación de sus estudiantes teniendo en cuenta las limitaciones establecidas por los currículos y por las instituciones? 

R: Aunque los docentes se encuentren con limitaciones impuestas por legislaciones cambiantes o por los propios retos asociados a situaciones sociales como pudiera ser los efectos de la pandemia, su papel es crucial en el proceso educativo y no puede subestimarse. Es esencial que encuentren formas creativas de integrar enfoques innovadores dentro del currículo establecido. Fomentar la curiosidad, la participación activa y el pensamiento crítico se convierte en una tarea aún más relevante en este escenario. Los docentes, siendo agentes de cambio, deben adaptar sus métodos para inspirar el aprendizaje y motivar a los estudiantes, demostrando que la calidad educativa puede trascender las restricciones externas, generando un impacto positivo significativo. 

P: ¿Cómo abordar la formación del profesorado para mejorar los resultados académicos de los estudiantes? 

R: Es crucial que aprendan a diseñar estrategias pedagógicas centradas en la integración de la innovación y la tecnología educativa para elevar la calidad de la enseñanza. Los programas formativos deberían basarse en sólidas bases de neuroeducación, que permitan a los futuros docentes comprender el desarrollo de los estudiantes y ajustar su enfoque de forma personalizada. La inteligencia emocional y la neuroeducación deberían ser pilares esenciales en una filosofía educativa efectiva. La atención a las necesidades emocionales no sólo contribuye a un entorno de aprendizaje óptimo, sino que también establece las bases para un desarrollo académico y personal sólido. Al ser capaces de abordar las emociones, los docentes pueden crear un contexto propicio para el aprendizaje efectivo. 

«La inteligencia emocional y la neuroeducación deberían ser pilares esenciales en una filosofía educativa efectiva»

P: ¿Cómo asegurar que los docentes están preparados para implementar estas estrategias en sus futuras aulas? 

R: Creo que el punto de arranque es la formación habilitante a través de los grados y el Máster Habilitante de Secundaria. Las universidades tenemos una enorme responsabilidad en la implantación de planes de estudio que aseguren que nuestros egresados están preparados para afrontar la compleja realidad del aula. No obstante, seguimos pendientes de aspectos regulatorios, por ejemplo, en el caso del Máster de Formación de Profesorado ha existido un enorme debate sobre la duración de las prácticas. Creo que en este caso es importante contar con un consenso legislativo que otorgue estabilidad a las iniciativas y que, además, permita medir el impacto de los cambios de manera rigurosa. Finalmente, no podemos quedarnos en la formación habilitante, se trata de formarnos a lo largo de toda nuestra vida profesional y, en este sentido, los postgrados no habilitantes representan una enorme oportunidad de actualización para el docente.

Ver fuente

Los comentarios están cerrados.