You have not selected any currencies to display

España incauta criptomonedas del mercado de drogas

Operacion internacional recauda criptomonedas de origen ilegal

228

Nuevamente España se hace protagonista de un escándalo por crímenes informáticos, aunque en este caso, y para su suerte, esta vez es un protagonista positivo ya que ha logrado llevar a cabo la mayor intervención de cirptomonedas en toda Europa. La operación fue llevada a cabo por el trabajo conjunto de la Guardia Civil, Policía de Austria y Vigilancia Aduanera.

De acuerdo a los informes preliminares, se trató de un grupo que producía un nuevo tipo de droga y la vendía por Internet, donde el mercado tiene libertades mucho mayores que en las calle. Como era de esperarse, la nueva droga era pagada con monedas virtuales y los reportes oficiales confirman hasta 4,5 millones de euros en criptomonedas diversas, que fueron intervenidos y puestos a orden de las autoridades, durante la operación. En total se habla de cerca de 509 Bitcoins, además de Iota y Lumen, en menor proporción.

Esta operación fue iniciada en marzo, momento en que se bloquearon los activos y hasta entonces se han podido desmantelar varios laboratorios en los que se llevaba a cabo todo el procedimiento para la elaboración de la droga:

  • El primero ubicado en Granada.
  • El segundo estaba ubicado en Valencia
  • El tercero estaba ubicado en Amsterdam.

La incautación de sustancias ilegales se valoró en unos 12 millones de euros y se calcularon cerca de 120 kilos de distintos tipos de droga. El mayor caso fue en el laboratorio de Valencia donde se incautaron casi 800.000 dosis de LSD.

De acuerdo a los reportes oficiales la organización criminal operaba en la Deep Web, que era el canal para la aceptación de pagos en criptomonedas. Las operaciones delictivas se esta banda iniciaron en 2012. El rango de edad que componía los laboratorios esta entre los 25 y los 65 años, según se ha informado en la rueda de prensa dada en Madrid.

Aparentemente la organización se originó en Granada y contó con el apoyo de varios socios en Amsterdam; entre los detenidos se encuentran dos ingenieros químicos que fabricaban los productos y aparentemente contaban con un departamento especializado en medios informáticos.

De acuerdo a los reportes, la banda había logrado blanquear más de 40 millones de dólares hasta 2015 cuando se interceptó uno de sus envíos y se comenzó la caza de la organización criminal. Las criptomonedas recolectadas eran vendidas de manera presencial a un ciudadano de origen paquistaní que pagaba en efectivo. Todo esto ocurría en plena ciudad de Madrid.

Los comentarios están cerrados.