Detención por narcotráfico con bitcoins dispara alarmas de seguridad en el sector

El tráfico y comercio de sustancias es común en la Dark Web, algo que aumentó todavía más con el surgimiento de las criptomonedas.

236

Una mujer fue detenida el pasado viernes por parte de las Fuerzas Fronterizas de Australia (ABF). ¿La razón? ¡Compra ilegal de drogas con bitcoins en la Dark Web! La dama adquirió desde éxtasis hasta oxicodona, pasando por opiáceos fentanilos 100 veces más potentes que la morfina. El caso, como era de esperar, ha puesto en alerta al sector de los criptoactivos en materia de seguridad.

Y es que el tráfico y comercio de sustancias es común en la Dark Web, algo que aumentó todavía más con el surgimiento de las criptomonedas. De hecho, autoridades afirman que muchas de las transacciones se han llevado a cabo con Monero y Litecoins. “La gente no debería suponer que la web oscura es invisible para las agencias australianas”, dijo la ABF al respecto, agregando: “La acusada usó un portal dentro de la ‘Dark Web’ y efectuó la transacción con la criptomoneda bitcoin para ordenar, pagar y organizar múltiples envíos de drogas ilícitas desde el Reino Unido”.

Según el departamento de inteligencia de la policía australiana, el año pasado se hicieron varios arrestos por negocios ilegales en la Dark Web, fenómeno que se repite alrededor del mundo con una frecuencia tan preocupante que un grupo de legisladores de los Estados Unidos están pidiendo la emisión de regulaciones más estrictas sobre el uso de criptomonedas para transar en el comercio ilegal de las drogas. Esta es una postura que se ha fortalecido tras la detención de 146 paquetes con fentanilos transados con criptomonedas en la nación más poderosa del planeta.

Corea del Sur, por su lado, también ha mostrado preocupación en el tema, y sus autoridades piensan que el uso de criptomonedas podría incrementar el índice delictivo en jóvenes. “Muchos jóvenes coreanos, incluidos los estudiantes, se suman a movimientos para ganar dinero rápido y las criptomonedas se utilizan en actividades ilegales como el tráfico de drogas u otros tipos de fraudes”, dijo el Primer Ministro Lee Nak-yeon, finalizando: “Esto puede conducir a una grave distorsión o fenómenos patológicos sociales si no se abordan”.

Los comentarios están cerrados.