You have not selected any currencies to display

eTwinz: ChatGPT cuestiona aspectos obsoletos del sistema educativo

62

Cuando comenzaron a dar clase en una escuela elemental del condado de Davis, en Utah (Estados Unidos), el resto de profesores les miraban con escepticismo: con solo 23 años tomaron las riendas de dos aulas de 5º y 6º grado en las que introdujeron metodologías activas y la tecnología como herramienta para cambiar la forma de dar clase. “Siempre quisimos ser profesores”, nos cuentan los hermanos Alberto y Mario Herráez, conocidos en redes como eTwinz. “Cuando íbamos al colegio no éramos los mejores estudiantes, nos costaba estar 8 horas sentados delante de un papel escuchando la lección. Y por eso desde siempre quisimos ser docentes, para hacer las cosas de una forma diferente”.

Los resultados les dieron la razón: sus estudiantes estaban entre 10 y 15 puntos por encima de la media no solo de su colegio, sino de todo el estado. Y empezaron a llegar las ofertas de trabajo y los reconocimientos en forma de premios: han sido reconocidos a nivel mundial por organizaciones como UCET como ‘Mejores Profesores Jóvenes del estado de Utah’ en 2019; incluidos en el top 75 de influencers educativos a nivel mundial en el 2022 por ISC y en el top 100 en el 2023 por EdtechSurge; y la Sociedad Internacional de Tecnología para la Educación (ISTE) les otorgó en 2022 el premio ‘20 to Watch’ que reconoce a 20 líderes emergentes educativos a nivel mundial.

Por todo ello se decidieron a dejar las aulas y centrarse en formar a otros docentes para que también sean capaces de transformar la educación; algo que hacen desde su consultoría eTwinz Education. En la actualidad ven la llegada de la Inteligencia Artificial como una gran oportunidad para transformar la educación. De hecho, para ellos la conversación no es tanto cómo el maestro tiene que utilizar esta tecnología en su aula para sacar el máximo partido a sus clases; sino cómo afecta a los sistemas educativos alrededor del mundo.

Pregunta: ¿Hasta qué punto está la IA ya implantada en la educación? ¿Cuál es su uso actual?

Respuesta: Tanto la Inteligencia Artificial como su implementación en la educación están en un estado embrionario todavía. Hay que entender que esta tecnología que tenemos ahora mismo está en su peor versión: la Inteligencia Artificial que tenemos ahora es el internet de 1990 o el MySpace de las redes sociales. Como toda tecnología que está en su fase embrionaria, la IA tiene una base de usuarios muy pequeña y estos usuarios, excepto en contadas ocasiones, tienen un nivel de conocimiento de esta tecnología y de su posible uso muy limitado.

Debido a nuestro trabajo, tenemos la suerte de viajar por Europa y Estados Unidos visitando colegios y conociendo sistemas educativos de todo el mundo y la tendencia siempre es la misma. En los últimos años y meses hemos visto que el uso de la IA se ha limitado, muchas veces, al uso inconsciente por parte del profesor a través del trabajo con herramientas que implementan IA en sus procesos. En cuanto al uso consciente de la IA por parte del profesorado, lo hemos visto crecer debido a herramientas como ChatGPT, pero muchas veces llevado a cabo por profesores sin los conocimientos ni la formación adecuada para tratar con estas herramientas. También hemos visto que muchos docentes no terminan de encontrar un uso práctico de estas herramientas en el aula, más allá de ‘jugar’ con la herramienta por curiosidad.

Etwinz Chat Gpt

P: ¿Cómo cambiará la educación cuando se desarrolle todo el potencial de la IA? ¿En qué plazo consideran que puede ocurrir? ¿Cuáles creen que serán sus principales usos?

R: Gran parte del debate sobre el uso de la IA en educación se está centrado en lo micro dejando de lado lo macro. Entendiendo lo micro como el uso diario que se puede dar la IA en el aula (poniendo como ejemplo claro ChatGPT) y entendiendo como macro el uso de la IA para alterar y revolucionar el sistema prusiano como lo entendíamos hasta ahora.

Nuestro punto de vista es que la Inteligencia Artificial romperá por completo el sistema prusiano en el que hemos estado anclados los últimos 150 años: será el asistente que permitirá al profesor individualizar el conocimiento, usar el ‘data’ obtenido diariamente para guiar la evaluación, personalizar los caminos de aprendizaje y mucho más. Esta implementación de la Inteligencia Artificial podría romper ideas preestablecidas heredadas del enfoque tradicional como el agrupamiento por edades en vez por niveles de conocimiento, los ‘controles de calidad’ (procedentes de la conceptualización industrial de este sistema) estandarizados (también conocidos como exámenes de final de ciclo o PISA…).

P: ¿Y los retos?

R: El mayor reto es la formación docente y el ‘reskilling’, que ya es una realidad en cualquier industria, convirtiéndose en los últimos años en uno de los mayores problemas (‘digital gap’ + ‘skill gap’ = ‘economic gap’) que se están encontrando empresas de todo el mundo. Esta realidad se hará presente en la educación más pronto que tarde, la necesidad de un reciclaje total por parte del profesorado para el uso de estas nuevas herramientas.

Los sistemas educativos que antes preparen a sus profesores para el uso de estas nuevas tecnologías van a tener una gran ventaja contra otros sistemas educativos que tarden más (‘time lag’). Viviendo en el mundo global en el que vivimos y trabajando en un mercado globalizado, los sistemas educativos que preparen a sus estudiantes mejor en el uso (y usando) estas herramientas dotarán a estos con una ventaja competitiva tanto de conocimiento como de habilidad que les posicionará a la cabeza de la fuerza de trabajo mundial.

P: ¿Tendrán que reinventarse los docentes? ¿Cómo?

R: Si miramos a los procesos de digitalización (revoluciones 3.0 y 4.0) de otras industrias, tienden a repetirse el mismo patrón. Antiguamente los humanos eran los encargados de fabricar coches con sus propias manos; ahora son encargados de programar máquinas que fabrican esos coches. También recogían con sus propias manos el cereal, y ahora tenemos máquinas que lo hacen por nosotros.

Todos los procesos que nos rodean han cambiado, dejando al humano en un segundo plano y apoyándose en máquinas para ejercer unos roles que antes hacíamos directamente nosotros. Nuestro papel ha pasado a ser el de entender las máquinas (programar, conducir, manejar…) y guiarlas para hacer el trabajo que nosotros queremos.

Esta tendencia, tarde o temprano, llegará a la educación, siendo el profesor la piedra angular del conocimiento y el enfoque pedagógico que queremos dar, pero apoyándonos en las máquinas para escalar estos conocimientos y multiplicar los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Etwinz

P: ¿Por qué cree que ha tenido tanta repercusión una herramienta como ChatGTP?

R: Principalmente porque ha puesto en tela de juicio muchos aspectos de nuestro sistema educativo que estaban obsoletos. ChatGTP nos ha puesto ante el espejo para hacernos preguntas incómodas que antes o no éramos conscientes o evitábamos hacerlas.

Preguntas como, por ejemplo:

·         ¿De verdad necesitamos seguir evaluando conocimientos que puedo encontrar en Google con dos clics?

·         Si no consideramos el uso de calculadoras en un examen como copiar, ¿por qué el uso de Google o ChatGPT sí?

·         ¿Por qué seguimos utilizando sistemas de evaluación sustentados en un modelo de hace 150 años?

·         ¿Por qué seguimos evaluando procesos que serán o son realizados por IA o algoritmos en la actualidad? ¿De verdad pensamos que podemos hacer esos procesos mejor que los ordenadores?

·         ¿Por qué nuestras clases siguen siendo en mayor parte similares a las clases que nosotros íbamos cuando éramos alumnos?

·         ¿Cómo de importante es el uso de la memorización en el mundo actual? ¿Debemos abandonar el enfoque romántico para centrarnos en el práctico?

P: ¿Qué opinión le merecen herramientas de este tipo?

R: Nosotros entendemos la llegada de herramientas como ChatGPT en concreto y la Inteligencia Artificial en general a la educación como un gran avance. Pero no únicamente por el uso de estas herramientas en el aula (micro) sino por la conversación (macro) que genera. Una conversación más que necesaria para empezar a plantearnos como actualizar y cambiar nuestro sistema educativo. ChatGPT y la IA son el catalizador de una conversación que hacía falta.

Ver fuente

Los comentarios están cerrados.